domingo, 20 de octubre de 2013

Discursillo nº 4 : Conferencia-recital Cosmopoética 2010. Cómo decir deseo.





Esta foto está tomada por la Paparazzi del Vesubio con su móvil patatero.




El día 1 de Octubre intervine en Cosmopoética dando una conferencia-recital titulada Cómo decir deseo. Durante una hora larga hablé de poesía, de buenas escritoras, de los poemas ajenos y de mis propios poemas.

Mi intervención comenzó así:



Buenas noches Señoras y Señores:

Doy las gracias a Cosmopoética por haber decidido contar conmigo, a todo el equipo: poetas, técnicos, etc.

Les voy a hablar de poesía, lo que pasa es que da la casualidad que hablo desde el mirador del lesbianismo. Pero quiero que lo tengan claro, hablo de poesía; yo soy lesbiana pero nada de lo humano me es ajeno.

Así que cualquier reflexión, sea desde el punto de vista que sea, cabe en la gran corriente literaria entronizada como aceptable, estudiable; como canonizada.

Susan Sontag en el capítulo “El artista como sufridor ejemplar” de su libro Contra la interpretación,  analiza la obra de Cesare Pavese y hay en él un fragmento que me gusta especialmente: “Para la conciencia moderna, el artista (que reemplaza al santo) es el sufridor ejemplar. Y entre los artistas, el escritor, el hombre de palabras, es la persona a quien consideramos más capaz de expresar su sufrimiento” y antes dice algo también muy acertado: “El público moderno exige la desnudez del autor, como las épocas de fe religiosa exigían el sacrificio humano.”  Desde ahora mismo les digo que yo no me voy a desnudar.

Creo que el papel del autor, de la autora, ha cambiado hoy día y, afortunadamente, cada vez es un ciudadano más, como ciudadano o ciudadana tiene los mismos derechos que cualquiera. Por eso me gustan los objetivos que señala La Comisión Internacional para la Educación del S.XXI de la UNESCO 1996: aprender a ser, aprender a saber, aprender hacer, aprender a convivir y trabajar juntos. Creo que es en este marco donde hay que situar el debate actualmente y si todos los ciudadanos y ciudadanas vamos a estar circunscritos a esa provincia, ¿por qué el autor o la autora va a ser diferente en ese sentido? Eso nos aleja de concepciones románticas donde el autor es investido de unos honores que le ahogan y ahogan a la propia sociedad.


Después de situar la cuestión dentro de coordenadas humanas hablé y hablé y hablé hasta que terminé recitando un poema titulado La intimidad.








No hay comentarios:

Publicar un comentario