domingo, 7 de julio de 2013

La Umbra


                                   

                        En el Jardín de la Umbra,
                        donde se esconden los imprudentes
                        al lado del estanque
                        con peces naranjas
                        que nadan en las aguas frías,
                        está el Kiosco Azul.
                        Y allí sobre el escenario,
                        cantaba la mulata Rizo
                        que otros llamaban Marlene.

                        Combatientes del deseo
                        iban vestidos de blanco
                        como heladeros
                        y muchachas de añil
                        que aparentaban indiferencia
                        bebían granizada.

                        Ellos con chaquetas blancas de sal,
                        con camisas blancas como la nata,
                        con pantalones blancos de nieve,
                        con zapatos blancos de coca,
                        con corbatas de marfil
                        sostenían sus vermuts
                        mientras la mulata Rizo
                        que otros llamaban Marlene
                        cantaba con voz de caribe
                        boleros ebrios de marihuana.

                        Allí en la umbra,
                        donde a nadie le faltaba el valor
                        para el sexo,
                        ella, la negra, con un vestido
                        color champagne gime
                        con voz herida.

                        Y dicen que este jardín huele a puerto
                        y la luna y su luar
                        ciñe la figura de los amantes
                        que bailan con brillo y contención.
                        Allí recuerdan los cuerpos
                        un pasado satisfecho
                        de ilusiones y compañía.

                        Allí, en el Jardín de la Umbra,
                        en el Kiosco Azul,
                        mientras cantaba la mulata Rizo
                        que otros llaman Marlene,
                        conocí a mi amor Violet
                        que tiene piel de droga
                        y ojos inmensos como rachas de fiereza
                        y unas piernas apretadas
                        dispuestas a abrirse como tijeras.
                        Las palmeras entonces dañaban el cielo
                        mientras la orquesta daba sus sones exquisitos
                        y bailábamos mi amante y yo
                        en la más absoluta oscuridad
                        por fin abandonadas por los dioses
                        y por todos los templos
                        de todas las religiones.
                        Allí fluíamos turquesas
                        por una pista de sombra.
                        Y su cuello era largo
                        y sus orejas llevaban breve zarcillo
                        y susurraba mi nombre
                        y sonreía
                        mientras la mulata Rizo,
                        flexible como una pantera,
                        se contoneaba como una puta.
                        Sí, estábamos cercadas de burdeles
                        y los bancos del Jardín
                        estaban llenos de enamorados
                        retorcidos y voraces.
                        Nadie quería consuelo
                        ni resignación,
                        simplemente buscaban otro cuerpo
                        en el terral de la Umbra.

                        Allí melancólico y envuelto en dolor
                        entró mi marido con un cuchillo de hielo.
                        Terrible puñal y sangría en sus ojos,
                        venía a separarme de mi amante generosa.
                        Dijo, entre otras insolencias,
                        que yo no había fregado los platos
                        ni lo esperaba sentada en el sofá
                        ni sabía en que gastaba mi sueldo.
                        Le contesté, en medio del revuelo,
                        que compraba caricias de hombres vestido de horchata
                        y amor eterno de una equilibrista igual que yo.
                        Entonces gritó Marlene
                        que otros llamaban la mulata Rizo
                        y los músicos enfundaron sus instrumentos,
                        entonces cesó la fuente
                        y el cantar de sirenas,
                        entonces hubo silencio
                        y yo miré a sus bucles rubios
                        y escupí en el suelo jurando
                        por mi libertad:
                        ¿Por qué este loco y su apariencia
                        quiere romper este jardín de placer?
                        Burdos sus movimientos
                        fueron a mi corazón,
                        mis manos arrancaron del liguero
                        una pistola de agua
                        y le llené los ojos de verdades pequeñas.

                        ¡Oh! la mulata Rizo
                        convirtió su voz en un refugio
                        y las estrellas enfocaron
                        el Jardín
                        en el que todas, deslumbradas,
                        cantaron al unísono:
                        “Pídeme que esté alegre.”
                        Y carcajadas sonoras
                        llenaron los arbustos.
                        Nadie tuvo miedo,
                        de nuevo los músicos y sus melodías
                        acompañaron a la Marlene
                        y en la Umbra nada se movió,
                        buscadores del amor
                        volvieron a sus veladores.
                        Después de todo,
                        la noche no había hecho
                        nada más que empezar.





Nota: Doy dos citas de dos escritoras admirables:
“Pídeme que esté alegre” Carmen Martín Gaite
“Las cosas pequeñas impresionan a las mentes pequeñas” Vita Sackville-West

           
                       



No hay comentarios:

Publicar un comentario