domingo, 12 de febrero de 2012

Cándida adolescencia

Geneviève Brisac en Le monde 22 décembre 2006 a propósito de Karen Blixen : « De lire celle qui, comme l´a dit Hannah Arendt, savait mieux que personne l´art de conter, qui est l´art de transmettre le sens sans le définir. » 

                               Cándida adolescencia
                        cuando pegábamos gritos
                        y esperábamos ansiosas
                        que el padre nos dejara el coche,
                        (si tenía coche),
                        para besarnos frente al mar,
                        a escondidas,
                        y nuestros sexos idénticos
                        rebosaban de agua.
                        Agua ebria como la absenta,
                        que comprábamos clandestina,
                        para colocarnos pronto
                        y olvidar
                        que éramos sirenas
                        en la ciudad sitiada
                        donde todos iban en pareja
                        menos nosotras,
                        que no nos podíamos dar la mano
                        y que llevábamos nuestro amor
                        como unas esposas escondidas
                        por el abrigo de las mentiras.

                        Aquí en el Sur era necesario,
                        estábamos en la ciudad pequeña
                        donde los paseos son provincianos
                        y teníamos que buscar
                        solares deshabitados
                        como si estuviéramos en medio
                        de la sabana.
                        Cándida adolescencia
                        donde oscuras las calles
                        nos arañaban con su verdad.
                        Pero nosotras
                        teníamos otra verdad,
                        una verdad pequeña
                        que guardábamos en las palmeras
                        de un parque con testigos mudos,
                        con estatuas como testigos serenos,
                        donde nadie sabía
                        quién era maricón
                        o quién había bebido el licor transparente
                        de tu sexo salino
                        en ese coche incómodo
                        donde nos amábamos
                        como tortilleras.

                        Cándida adolescencia
                        cuando pegábamos gritos
                        y sin darnos cuenta
                        desperdiciábamos esa energía
                        y se nos encorvaba la espalda
                        porque en la ciudad sitiada
                        querían acobardarnos.

                        Menos mal que llegaba la lluvia
                        y a través del parabrisas
                        veíamos un mar de reflujos.
                        Menos mal que teníamos coche
                        de segunda mano,
                        prestado por el padre.
                        ¡Pobrecillas de aquellas que no tenían
                        ni un maldito SEAT donde amarse!

                        Cándida adolescencia
                        llena de secretos
                        que todos conocían,
                        porque ellos eran más viejos que nosotras,
                        pero querían que los engañáramos
                        y disfrutaban con la mentira
                        para un día poder echárnosla en cara.
                        Tú tonteabas con un soldado
                        y yo con un hombre de nariz grande.
                        Cándida adolescencia
                        en aquellos años
                        cuando construíamos armarios
                        para que nadie nos escupiera
                        a la cara de nuestro amor.





 Agradezco a Jesús Taguas, más conocido como Lord Taguas por su gran elegancia y discreción, que me haya permitido generosamente alumbrar mi poema con sus dibujos. Espero que esta colaboración no sea esporádica. Gracias, Sir.








            

1 comentario:

  1. Me ha encantado el texto y los dibujos son geniales. Enhorabuena a los dos.
    Gracias por felicitarme Salvadora. Leeré despacito tu blog.

    ResponderEliminar