domingo, 19 de febrero de 2012

X

 Llevo una camiseta blanca y un pantalón de kárate atado con una guita. En una habitación de cal con un lápiz de cedro y la frescura de una nuez fresca escribo sobre la inocencia y sus caminos sin límites.

No hay comentarios:

Publicar un comentario