domingo, 21 de octubre de 2012

Polis



“que las guerras no se acaban cuando dicen que se han acabado” 
Marina Mayoral



Y habrá que hacer una ciudad
para ellos,
una ciudad donde no les contemos
nuestras historias
ni los rencores del siglo,
una ciudad con garzos cisnes
y estanques traslúcidos
como tu inocencia,
como la inocencia de nuestros hijos.
Habrá que hacer una ciudad
donde no se queden paralizados,
una ciudad donde mis besos
multipliquen los besos de Catulo
y la eterna meticulosidad de Breccia.
Una ciudad de agradables sueños,
una ciudad para los niños
y las niñas,
una ciudad de luz
antes de que aprendan a escuchar
nuestros lamentos y nuestras fronteras.
¡Oh,  desgraciado Mort Cinder!





No hay comentarios:

Publicar un comentario