domingo, 9 de diciembre de 2012

El Jóker y la Blanca Doble



                        -Estoy junto a la blanca del dominó
                        -dijo el Jóker-.
                        Yo soy un perro con dueño
                        ella una perra callejera,
                        nariz judía
                        de hielo y perfil.
                        A mí no me dan miedo las cadenas.
                        Vivo cerca de la Blanca Doble.
                        Mentira.
                        Verdad.
                        Y es que como soy tan tramposo
                        tengo que mentir.
                        Aunque me da igual
                        que en el mármol canten las jugadas.
                        La Blanca del Dominó me pone a prueba:
                        Se ha vuelto invisible,
                        corre con disciplina de guepardo
                        y tengo hambre de su nunca de nata.
                        ¡Con que orgullo pasea el sueño
                        de la victoria!
                        Somos tan parecidas:
                        Yo tengo un traje de terciopelo
                        y cascabeles de latón,
                        ella me busca
                        con un vestido de alba
                        o de leche frita.
                        ¡Oh, qué solas nos han dejado
                        sobre el tapete!

                        Preside el encuentro una botella
                        de Chivas,
                        un piano en la terraza
                        y una noche, noche, noche”.
                        “Huum!, ¡qué agradable” -dijo
                        la Blanca del Dominó.
                        Y el Jóker sin pensárselo
                        la besó con su lengua jocosa.
                        -¡Qué agradable! -dijo de nuevo
                        la Blanca Doble y desertaron las
                        dos de sus simulacros.

                        Confidencial y alargada
                        la luz de las estrellas
                        iluminaba
                        sus juegos de
                        sociedad.








No hay comentarios:

Publicar un comentario