domingo, 2 de diciembre de 2012

La puta doncella de Voltaire



Voltaire en La Doncella: “Yo no he nacido para cantar a los santos.”
Stéphane Mallarmé en Le phenomène futur (prosa poética): " J´apporte, vivante (et préservée à travers les ans par la science souveraine) une Femme d´autrefois".     "Yo traigo, viva (y preservada a través de los años por la ciencia soberana) una Mujer de otro tiempo".


                        La puta doncella,
                        racional y alcohólica,
                        se acercó al jardín.
                        Y con su mano débil,
                        borrosa y grave,
                        acarició pétalos,
                        fumó cigarrillos
                        y se atareó en un injusto combate.
                        La ciudad al fondo,
                        a lo lejos el mar,
                        el río ciñe que te ciñe
                        carnicería esparcida.

                        ¡Cuánto olor dio el laurel
                        atacado de mentiras!
                        ¡Cuánto vino!
                        ¡Cuántas especias!
                        ¡Y qué frugal cobardía
                        creció en lo verde y en lo solo!
                        Las afiladas hojas,
                        húmedas o secas,
                        cortó dolor, cortó lo rojo.

                        “Ya veo la muerte,
                        ya veo el fin.
                        Escucho los pasos,
                        mis pasos que entran
                        y atardecen labios, esmeraldas,
                        bienvenidas...”

                        Laurel en su boca,
                        laurel en su pelo,
                        de laureles su espalda sensitiva.
                        Laureles en los estanques,
                        laurel en su voz,
                        la suya,
                        que ya canta sin ecos.
                        Laurel.



No hay comentarios:

Publicar un comentario