domingo, 15 de enero de 2012

Declaración

Yo soy de Lesbos
                                   y he probado los frutos
                                   que hasta Aretino prohibía.
                                   Yo nací en esa tierra
                                   de olivos
                                   donde había academias de
                                   señoritas
                                   y las hojas de parra
                                   adornaban el queso tierno.
                                   Mi boca te dio vino de resina
                                   y tú me respondiste
                                   con anís
                                   mientras las tajadas
                                   de sandía
                                   nos decían que éramos
                                   tortilleras.
                                    ¡Para qué vamos a andarnos con
                                   finezas?
                                   Yo soy de Lesbos
                                   y canto mi pequeña canción
                                   para joder a Baudelaire
                                   y dejar de ser mujeres
                                   condenadas.
                                   Soy de Lesbos y
                                   me baño en el Egeo
                                   de tu piel y te espero
                                   a la entrada del golfo de Endremit.
                                   Porque Lesbos existe,
                                   no es invisible.
                                   Y allí vivió la divina Safo
                                   y el poeta Alceo
                                   y tú
                                   que eres la reina de mi
                                   Olimpo,
                                   amada mía,
                                   mi esposa,
                                   la más querida.







1 comentario:

  1. Buenas Tardes Salvadora.

    Ayer entre el medievo y charlas entre muy buenas amigas y compañeras de cruzadas en ciertos aspectos, apareció tu nombre en la conversación, pues tenemos una amiga en común. Y desde hoy estoy, vaya llevo todo el día, aferrada a tus palabras, ¿cómo no he caído en poder conocerte y leerte antes?. Me gusta tu manera de hacerle el amor a una página en blanco, desde hoy seguiré tus pasos encantada. Hacía tiempo que unas palabras no me sacaban de la hastiada rutina, del verbo fácil del adjetivo incrédulo y de las borracheras de tinta. Gracias. Un saludo

    ResponderEliminar