domingo, 29 de enero de 2012

El guiso de la Virreina de Méjico

Dedicado a la insigne poeta Sor Juana Inés de la Cruz

“Guiso.- Juego infantil que consiste en pintar con tiza o carbón sobre el suelo unos cuadrados del 1 al 10 y saltar luego sobre ellos.” Vocabulario Popular Malagueño de Juan Cepas
Sor Juana Inés de la Cruz en Primero Sueño: “…..quedando a luz más cierta el Mundo iluminado y yo despierta.”

                        Te voy a escribir un poema
                        como si fueras la virreina de Méjico.
                        Y cantaré a tus ojos de aceite
                        virgen extra
                        y a tu esqueleto de galgo,
                        y como sé que las sílabas
                        no cabrán en ningún soneto
                        compraré una redecilla blanca
                        de sueños vagos,
                        de amor enfermo,
                        para guardar lo que me encontré
                        en la misteriosa mesa
                        donde nacieron tus genios.
                        Recelo de tu trasunta imagen
                        y te supongo voz
                        de candiles cifrados.
                        Venga, que te voy a escribir un poema
                        como si fueras la virreina de Méjico
                        y me fatigara alrededor de tu esfera
                        y fingiera que
                        soy la Décima Musa,
                        aquella que no tiene hambre de gozo;
                        sólo mostrarte que soy la soberana
                        de mis letras.


                        Tiro la piedra sin esconder la mano
                        y cae en el primer escalón.
                        Uno a la pata coja.
                        Dos, por supuesto también.
                        En el Tres con los dos pies.
                        Cuatro a la pata coja.
                        Cinco y Seis abierta de piernas.
                        Siete, cojita.
                        Ocho y Nueve
                        una planta en cada cajón
                        sin pisar la frontera.
                        Un salto de rano
                        y empezar por arriba.
                        Ocho, Nueve,
                        Siete,
                        Cinco, Seis,
                        Cuatro,
                        Tres,
                        Dos,
                        Uno.
                        Recojo la china,
                        me pongo firme,
                        tiro la piedra sin esconder la mano
                        en el segundo escalón.
                        ¡Uy, a pique ha estao de que caiga
                        en la raya!
                        Pasaría mi turno,
                        jugaría mi compañera
                        y yo penalizá.

                        Este es el juego del guiso
                        que hay que señalar con tiza
                        o con una piedra terrazo
                        o con una caña sobre el barro.
                        Este es el juego que nos enseñaron
                        y que sólo jugábamos niñas.
                        A ti te lo dedico,
                        confiada y atrevida,
                        a tu elevación inmensa
                        ¡Oh, virreina de mi alma!








No hay comentarios:

Publicar un comentario