domingo, 5 de agosto de 2012

Comunicado real 1





Ha salido el nuevo número de la revista
Cuadernos del Matemático, en ella aparece un cuento mío titulado "El club de la cúrcuma" y empieza así:

         Visto de negro y me llamo Herrera, persigo los errores que son obra del Enemigo y tengo mi residencia en un valle de nísperos. Me llamo Herrera de apellido, el nombre no lo diré nunca. Visto de negro y me gusta el zumo de manzana, detesto las hazañerías soberbias y creo en el trabajo cotidiano. Mi afición empezó cuando me regalaron un reloj de esfera cerúlea el día de mi primera comunión. Pues bien, ese reloj era de dígitos romanos y el 4, Señores, lo escribieron así: IIII y no IV como todo el mundo sabe que se debe representar. Aquel fue un insulto contra los pitagóricos. Ahí se inició mi comezón contra los estragos de la lógica y el raciocinio y me puse a corregir incesantemente todo cuanto de equívoco encontraba a mi paso:



No hay comentarios:

Publicar un comentario