domingo, 1 de diciembre de 2013

Capítulo XI - Brotes azules : 4ª Toma



Y hasta llegué a cuestionarme la necesidad de la Omnisciencia en este mundo literario y encerrada allí, piensa que te piensa, haciendo ejercicios de asimilación de la cruda realidad, me entraron ganas de orinar. Fui entonces al Retrete de las Princesas y me vino a la memoria el día en que las mujeres charlaban de sus cosas y los pájaros no se estaban quietos, allá por el Capítulo V, el día que Mari Polvo meó en un cubo de zinc y graznó un cuervo negro como un tizón de corcho y le respondió un papamoscas gris de cabecilla inquieta, y me la imaginé secándose las gotitas del líquido dorado y me entraron ganas de reír.

Me acordé después de la misma Mari Polvo cuando nos llevó a tomar café con sus amigas las de la Zafra o cuando me regaló una hoja de papel aluminio para guardar el chocolate con almendras. Y salí del Armario de las Ausencias y fui al Retrete de las Princesas y, una vez que hube meado, la curiosidad y el relajo de la vejiga me llevó a visitar el Aseo de las Tazas de Bronce donde mi padre guardaba sus cuchillas de afeitar y su palanganilla chica de porcelana y sus brochas y las barras de jabón ultrablanco y olí todos los objetos, y recordé la sonrisa de mi padre y su cara de embustero enfrente del espejo mientras se rasuraba pulcramente y me entraron ganas de darle un beso y cogerlo de la mano y que me llevara a pasear por la calle Nueva o por la Plaza de las Flores y que se pidiera un vino Tachín en la taberna y me diera a mí un poquito de su copa como si fuera un personaje de Próspero Merimé haciéndose una fineza.

Entonces comprendí que me estaba alarmando por nada y que el silencio es el aljibe necesario donde florecen los nenúfares de la relatividad. ¡Qué razón tenía la Esperatriz! Aquella noche dormiría dentro del Baúl Inspirado donde había tanto hueco y me echaría el alma a la espalda y soñaría con fuegos de artificio, podría ser feliz imaginando los colores llamativos de las celebraciones. Ya sabía lo que era el silencio, por la mañana habría guardado el silencio suficiente y estaría preparada para contarle a mi madre toda la verdad, nada más que la verdad.

            Como siempre, como todas las mañanas desde que practicaba el culto de Yemayá, mi madre se levantó temprano y fue a medir la velocidad del viento en la Veleta de la Ballena, apuntó en su cuaderno cruadiculado de notas “Foranillo, chispa más o menos”. Después miró el termómetro y el barómetro y puso en hora la clepsidra y repasó las distintas salas de la casa. Hizo café de pucherillo y llamó a todo el mundo a desayunar.

Se sentaron a la mesa mi padre con los ojos hinchados del sueño inquieto y Mari Polvo con la cara llena de churretes cosméticos, y la tía Nati con su resentimiento y todos guardaron silencio, pero un silencio que se podía cortar con un cuchillo afilado. Yo me senté en mi taburete, y Billy y Marco también callados tomaron sus tazones de leche. Crujían las tostadas de aceite traído de Canillas de Aceituno y se escuchaban los sorbos de la  Esperatriz que tal vez intentaba dejarnos sin aire para ver si decíamos algo. Alboreaba sobre la ciudad y sonaban guitarras como machetazos con cuerdas de tortura. Allí iba a pasar algo, pasó un ángel.





            -Niños, es hora de ir al colegio -dijo mi madre.
            -Yo también me voy que se me hace tarde -dijo mi padre y se fue al Salón de las Ondas donde tenía instalado el observatorio.
            -A mí me esperan las palomas -dijo la tía Nati.
            -Toma, que te he guardao esta talega de pan para ellas -le dijo mi madre a la tía Nati con mucha dulzura, con demasiada, tal vez; lo mismo le había envenenao el migajón para que las palomas se murieran de una puta vez y ella se viera obligada a mirar a las personas en vez de a los animales, eso pensé-. Jimmy, no se te olvide recoger el bocadillo que te he preparao -le dijo a mi padre y le dio un paquete envuelto en papel de estraza; ahora sí que estaba segura que le había echao mata-ratas al salchichón de cantimpalo, pero como era omnisciente no podía decir nada, absolutamente nada-. Mari Polvo, aquí tienes la fiambrera con el pollo al ajillo y un trocito de tortilla de berenjenas -bueno, bueno, bueno, es que se veía a la legua que les estaba tendiendo una trampa a todos y con razón, ¿no se estaban riendo de ella?, pues mira por dónde les iban a salir las risas, y es que se lo tenían merecío-. Y tú, Irene -¡coño!, a mí también me iba a matar, me eché a temblar; por eso, de nuevo, me llamaba por el nombre que me había puesto mi padre-: tú te vendrás hoy conmigo, te voy a enseñar a robar.


Obra de Marisa Vadillo de la exposición "Home bumpy home"





                                                                                              (Continuará)





No hay comentarios:

Publicar un comentario